La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.

Soy MJ y esto no ha sido un mal sueño. Necesito vomitar todo lo que llevo dentro, todo lo vivido durante estos largos días en los que se rompen tus esquemas, planes e ilusiones de la peor manera posible.

Nuestro pequeño tesoro se fué, sin hacer ruido, a sus 9 semanas de vida intrauterina y lo echamos mucho de menos. Han pasado ya 3 meses, en los que hemos pasado por muchos momentos, hemos llorado, nos hemos hundido, nos hemos roto en mil pedacitos para volver a recomponernos, y de nuevo volver a caminar, igual de unidos, sorteando obstáculos pero siempre cogidos de la mano. Es ahora cuando tengo la necesidad de volver a escribir, es ahora cuando quiero retomar el blog y seguir compartiendo nuestro día a día en este camino que nos sitúa de nuevo en la casilla de salida.

Las últimas semanas de mi embarazo estuvieron algo empañadas por un miedo irracional y una tristeza que no era acorde con mi estado de buena esperanza. Tenía la sensación de que algo no marchaba bien aunque en mi día a día intentaba estar muy positiva y siempre aferrándome a que fuesen paranoias varias de una mamá hipocondríaca.

El 4 de agosto mi vida se detuvo igual que lo hizo la de mi bebé unas semanas antes. En la ecografía de las 12 semanas nos confirmaban que no había latido. El resto ya lo ha explicado Jota en otras entradas, así que me voy a ahorrar los detalles.

Aunque todavía nos preguntamos que pudo pasar, el dolor y la tristeza se van amortiguando, desafortunadamente durante todo este tiempo que llevamos inmersos en esta lucha se nos ha formado un cayo. Pedimos la opinión de varios ginecólogos, y coinciden en una cosa, la mala suerte. En principio no hay indicios de que haya algún problema añadido a los que ya conocemos. Tenemos pendientes varias analíticas, coagulación y trombofilias, y por supuesto seguir controlando mi hipotiroidismo y esta anemia ferropénica que me ha dejado como secuela la hemorragia producida por el aborto.

Así que si todo va bien y los resultados son favorables a principios de año queremos volver a intentarlo. Hemos hablado mucho acerca del tema y sinceramente los dos estamos deseando volver a ver esa rayita rosa maravillosa que nos anuncie que vuelvo a estar embarazada.

No os puedo negar que tengo miedo… miedo a un negativo, miedo a que todo vuelva a repetirse… pero este miedo no quiero que me paralice, me gustaría poder disfrutar de un nuevo embarazo desde el principio, así que intentaremos serenarnos, ir pasito a paso y aceptar las cosas conforme vayan viniendo. Prometo intentarlo.

Vuelvo a estar ilusionada. Conforme pasan los días voy reconciliándome con mi cuerpo y en el fondo de mi alma sé que, con el tiempo, volverá a albergar vida en su interior.

Siempre estarás en nuestros corazones.

Te queremos pequeñaj@.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Crislady
    Nov 10, 2011 @ 13:59:07

    El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente.
    Adelante!!! 🙂
    Crislady

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Soy de la familia Madresfera!
A %d blogueros les gusta esto: